Durante el embarazo, la placenta produce hormonas que pueden bloquear la insulina.

La insulina es la hormona que ayuda a que la glucosa de los alimentos entre en las células para darles energía. Su deficiencia puede provocar un tipo de diabetes llamada diabetes gestacional.

Causas de la diabetes gestacional y qué riesgos supone

Los principales factores de riesgo para sufrir diabetes gestacional son:

  • La edad de la embarazada: a más años, mayor es el riesgo.
  • El sobrepeso.
  • Los antecedentes de diabetes en la familia.

Por otro lado, se ha visto que el ejercicio en el agua ayuda a prevenir la aparición de diabetes gestacional.

La incidencia de la diabetes gestacional, que como su propio nombre indica, solo aparece en el embarazo, ha aumentado en los últimos años por el aumento de la obesidad y  la edad de ser madre

Lo habitual es que la diabetes gestacional desaparezca después de dar a luz cuando el cuerpo vuelve a la normalidad de antes del embarazo.

No obstante, haber sufrido diabetes gestacional aumenta el riesgo de sufrir más adelante diabetes tipo 2.
El riesgo se puede contrarrestar dando el pecho, pues se ha comprobado que la lactancia protege de sufrir diabetes tipo 2 tras sufrir diabetes gestacional..

Riesgos de la diabetes gestacional

Al provocar niveles elevados de glucosa en el cuerpo, la diabetes gestacional aumenta el riesgo de que aparezcan otras patologías en la futura madre o el feto, como:

  • hipertensión
  • bebés muy grandes
  • parto prematuro
  • mayor riesgo de cesárea
  • complicaciones durante el parto.

La diabetes gestacional no produce síntomas. Por eso es importante detectarla cuanto antes para poder controlarla con dieta y si fuera necesario, con insulina y también, para hacer un buen seguimiento del embarazo.

Para valorar el riesgo de diabetes gestacional, entre las semanas 24 y 28 de embarazo. se hace a todas las embarazadas el test de O’ Sullivan, que es una prueba de tolerancia al azúcar.

Cuando existe un riesgo alto de diabetes gestacional, se aconseja realizar un cribado en el primer trimestre de embarazo

Cómo se hace el Test de O’ Sullivan

El test de O’ Sullivan es una analítica que comprara la concentración de azúcar en sangre antes y después de que la embarazada tome 50 gramos de glucosa.

  1. Primero se realiza una extracción de sangre a la embarazada
  2. A continuación, la embarazada se tiene que beber un líquido que contiene 50 gramos de glucosa..
  3. Una hora después se hace un nueva extracción de sangre para comprobar cómo ha asimilado el cuerpo de la embarazada la glucosa.

El test de O’ Sullivan no está exento de polémica, porque la ingestión de tanta azúcar de golpe puede provocar nauseas y malestar intestinal, e incluso vómitos, lo que obliga a repetirla en otro momento.

De hecho, en otros países esta prueba solo se realiza cuando existen factores de riesgo. Pero en España la Sociedad Española de Ginecología (SEGO) la considera necesaria porque la diabetes gestacional es relativamente frecuente en el embarazo y afecta a un 6% de las embarazadas.

Según se indica en los protocolos de la SEGO sobre diabetes gestacional, el test de O’ Sullivan es una prueba de cribado es decir no detecta la diabetes gestacional sino el mayor riesgo de sufrirla pero no lo confirma.

Por ello, si en el segundo análisis el nivel de azúcar supera los 140 mg/litro, hay que realizar otra prueba más larga, llamada sobrecarga oral de glucosa o curva de glucosa para confirmar que la embarazada sufre realmente diabetes gestacional.

En esta segunda prueba, la embarazada tendrá que tomar el doble de glucosa (100 gramos) y se le harán análisis a la hora, las dos horas y las tres horas de haber tomado la glucosa.

Según indica la SEGO en su protocolo, se  considera que hay diabetes gestacional cuando dos de los análisis dan valores elevados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte si te gusta