El embarazo es una etapa maravillosa de ilusión, en la que, además, por primera vez en nuestra vida, podemos presumir de tripa. Ilusionadas con la espera del bebé, no nos importa perder la línea y asumimos con paciencia y resignación las molestias típicas del embarazo que pueden ocasionar las hormonas. Sin embargo, una vez que nace el bebé, nos mostramos impacientes porque nuestro cuerpo vuelva a ser como antes. Pero, recuperarse de un embarazo lleva un tiempo. Y no hablamos solo de recuperar la línea, sino de recuperarse de los muchos otros cambios que acusa el cuerpo a lo largo del embarazo (como los cambios en la piel) y otros que no son tan visibles (como el aumento del útero o el debilitamiento del suelo pélvico que causa los temidos  escapes de orina).

Los nueve meses de embarazo y el esfuerzo del parto  provocan cambios importantes en el cuerpo de la madre que no desaparecen de un día para otro. Aunque estemos deseando perder de vista nuestro abdomen hinchado, el organismo necesita tiempo para recuperarse.

¿Cuánto tarda el cuerpo en recuperarse de un embarazo?

Los cambios más importantes del posparto ocurren durante las seis semanas que siguen al parto, en la etapa que se conoce como puerperio. Aquí puedes ampliar información sobre estas molestias raras pero normalmente del posparto (loquios, pérdidas de orina, sudoración excesiva, etc.)

Pero, en realidad, el cuerpo no se recupera del todo hasta que pasan nueve meses e incluso un año, que es el tiempo mínimo que aconsejan esperar entre un embarazo y otro los ginecólogos. Es más, la mayoría de las huellas del embarazo desaparecen pero algunas como las estrías y las varices, puede que se queden con nosotras para siempre.  Por eso es tan importante tomar medidas para prevenirlas durante el embarazo.

Además, en la recuperación posparto también influyenlas circunstancias y el tipo de parto. Lógicamente, la recuperación suele ser más lenta y complicada si en el parto se ha realizado episiotomía o se produjo algún tipo de desgarro o si se trató de una cesárea,

La gran pregunta: ¿cuándo bajará la tripa?

Antes hablaba del abdomen, porque suele ser la primera preocupación una vez que bajamos un poco de ese limbo en el que entramos cuando por fin podemos abrazar a nuestro bebé. Cuando nació mi primer hijo  no entendía porque a las semanas seguía teniendo tanta tripota. ¡Menuda decepción!

En mi caso se juntó lo que ya os he contado de que el útero tiene contraerse poco a poco, la retención de líquidos propia del posparto y la  habitual hinchazón por gases después de una cesárea (lo mejor para prevenirlos es caminar aunque cueste, con los demás lo hice y me fue mucho mejor).

En cualquier caso, como el cuerpo se ha pasado nueve meses “engordando”, es habitual y normal que el abdomen siga hinchado durante un tiempo, incluso aunque casi hayamos recuperado el peso previo  al embarazo. Esto puede depender también mucho de cómo estén de fuertes los músculos abdominales. Hay casos, incluso en los que estos no llegan a recuperarse por sí solos  y es necesario realizar ejercicios especiales (puedes ampliar información en este artículo sobre la diastasis abdominal). Pero si tienes un buen tono muscular, te recuperará antes y mejor. Por eso, es tan importante hacer ejercicio controlado durante el embarazo.

Publicidad

Como curiosidad, os contar, que tras mis tres embarazos ( y tres cesáreas) recuperé mucho antes “la línea” en mi tercer posparto ( y mi hija pequeña y mi hijo mayor se llevan más de 11 años). Pienso que ocurrió así porque durante casi todo el embarazo de mi hija practiqué Pilates y supongo que mis músculos abdominales estaban mucho más fortalecidos y resistentes.  Puedes ampliar información en los artículos

¿Cuándo vuelve la regla?

Durante esas primeras seis semanas de posparto el útero vuelve, poco a poco, al peso y al volumen anteriores. Sin embargo, si das el pecho a demanda es muy posible que no vuelvas a tener la regla en mucho tiempo porque la lactancia puede inhibir la ovulación (ahora bien, personalmente no te recomiendo que uses la lactancia como método anticonceptivo porque como he dicho “PUEDE” inhibir la ovulación y para que el MELA – método de amenorrea de la lactancia materna- sea totalmente efectivo hay que seguir unos protocolos muy concretos, y si te saltas alguno te arriesgas a un nuevo embarazo temprano).

Todos conocemos casos cercanos de mujeres a las que las ha vuelto la regla enseguida, a pesar de estar dando el pecho. La naturaleza de cada uno es un misterio y, además, nunca sabemos cuándo va se va producir la primera ovulación después del embarazo (ovulación que no es  evidente como la regla).

El tamaño del pecho

Lo más probable es que mientras mantengas la lactancia no te preocupes el tamaño del pecho. Durante la lactancia el  pecho no precisa cuidados especiales, solo una buena higiene. Aunque no está de más realizar ejercicios pectorales para prevenir la caída del pecho con el destete, que en realidad se produce como consecuencia del aumento repentino de tamañao en el embarazo y no por la lactancia, como erróneamente se cree.

Después del destete, es posible que tengas la sensación de que el pecho se ha quedado más  pequeño que antes del embarazo, como consumido, pero es algo temporal, hasta que se recupera la grasa en la zona.

Las huellas del embarazo en la piel

Durante el embarazo las hormonas aumentan el riesgo de que aparezcan manchas en la piel.

Algunos tipos de manchas, como la línea alba, una línea vertical que a veces sale en la tripa o la llamada máscara del embarazo (sombra oscura en la cara, que aparece sobre todo es las personas más morenas) remite a medida que las hormonas se estabilizan.

Pero otras, sobre todo las manchas solares pueden resistirse a desaparecer y por ello es fundamental usar una buena protección solar.

Lo mismo ocurre con las estrías que a veces aparecen en la tripa: son pequeñas cicatrices que se han producido en la piel por haberse distendido mucho y en muy poco tiempo. Su evolución depende mucho del tipo de piel y por ello, lo más importante es prevenirlas nutriendo mucho  la piel desde el principio del embarazo para evitar que la epidermis se rompa al estirarse.

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad

Endometriosis: cuando la regla duele más de la cuenta.

Cuánto esperar para hacer ejecicio después del parto
Ayudas para padres recientes

10 consejos de la OMS para facilitar la lactancia materna

Comparte si te gusta
Publicidad
Publicidad