​Muchas mujeres no le prestan la debida atención al suelo pélvico. Sin embargo, este conjunto de músculos son los que sostienen la parte baja del abdomen tiene un papel muy importante en la salud sexual de la mujer. Las disfunciones del suelo pélvico pueden influir negativamente en la calidad de vida y también en las relaciones sexuales.

¿Por qué es tan importante cuidar el suelo pélvico?

Los músculos del suelo pélvico mantienen en su lugar y contra de la fuerza de la gravedad a la vejiga, el útero y el recto.

Si los músculos del suelo pélvico se debilitan, estos tres órganos pueden tener problemas. Un suelo pélvico debilitado aumenta el riesgo de sufrir escapes de orina (incontinencia urinaria de esfuerzo), gases, prolapso de órganos y problemas sexuales.

Como todavía siguen existiendo muchos tabúes entorno a la sexualidad, el suelo pélvico sigue siendo un gran desconocido y esto provoca que muchas mujeres con problemas no acudan al especialista cuando lo necesitan.

¿Por qué se debilita el suelo pélvico?

Los principales factores que pueden influir en un debilitamiento de suelo pélvico son:

  • El embarazo: a medida que  avanza el embarazo el suelo pélvico sufre una presión extra, por el peso creciente del feto.
  • El parto vaginal: durante el parto, los músculos del suelo pélvico se tienen que estirar para facilitar la salida del bebé.
  • La obesidad
  • La tos crónica
  • Los deportes de impacto
  • El estreñimiento crónico.
  • La presencia de cicatrices.

Tratamientos para recuperar el suelo pélvico

Los principales síntomas de debilitamiento del suelo pélvico son:

  • Urgencia y aumento de las ganas de hacer pis
  • Escapes de orina al toser o hacer un esfuerzo (incontinencia de esfuerzo)
  • Dolor en la parte inferior de la espalda.
  • Prolapso de los órganos pélvicos (caída de la vejiga, el útero o el recto)
  • Problemas sexuales

Si tienes alguno de estos síntomas, sobre todo si has sido madre recientemente, es recomendable que acudas a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico para que valore el estado de tu suelo pélvico y establezca el tratamiento más adecuado para fortalecerlo.

En la actualidad, es posible recuperar el suelo pélvico sin tener que recurrir a tratamientos farmacológicos o a la cirugía. Entre otros métodos, se utilizan los abdominales hipopresivos, los ejercicios de Kegel y el Pilates.

Cómo afectan las disfunciones del suelo pélvico a la sexualidad

Las disfunciones del suelo pélvico pueden alterar el deseo sexual y provocar falta de sensibilidad, ausencia de orgasmo y dolor durante el coito. Además, las mujeres que sufren incontinencia urinaria pueden sufrir pérdidas de orina durante la penetración.

Estos problemas repercuten negativamente en la calidad de la relación sexual con la pareja y pueden provocar que la persona afectada por disfunciones del suelo pélvico evite tener relaciones íntimas por vergüenza.

Además, el debilitamiento del suelo pélvico puede provocar el descenso parcial o total (prolapso) de los órganos internos de la cavidad pélvica (vejiga, el recto y útero); por ejemplo, el útero puede deslizarse hacia la vagina e incluso sobresalir por ella (aparece un “bulto” que sale de la vagina), lo que puede hacer que las relaciones sexuales sean molestas y dolorosas.
 
Por todo ello, es fundamental cuidar y fortalecer el suelo pélvico durante toda la vida, y más especialmente durante el embarazo que es una etapa de mayor riesgo, y acudir a un especialista o fisioterapeuta de suelo pélvico en cuanto se sospeche el mínimo problema para tratar el problema de forma rápida y eficaz y así poder seguir disfrutando de una buena calidad de vida tanto a nivel personal como íntimo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

 

 

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad
Comparte si te gusta
Publicidad