En cuanto el bebé empieza a andar, empiezan también los golpes y caídas. Aunque, no suelen pasar de un susto, por un lado, es importante tomar medidas para prevenir los accidentes domésticos y por otro, estar preparados para curar las lesiones que pueden causarles y disponer de productos adecuados para tratar los golpes en niños.

Las lesiones más habituales en los niños son los rasponazos en codos y rodillas, que se tratan lavando la herida con agua fría y desinfectándola con un antiséptico. Pero las que más preocupan a los padres son las que ocasionan los golpes en la cabeza en niños.

 En la mayoría de los casos, los golpes en la cabeza no pasan de una pequeña contusión que produce un chichón que remite en horas o días, pero en ocasiones pueden causar lesiones más serias, que hay que tratar cuanto antes. Por ello, es importante estar informado y saber cómo actuar.

Los productos adecuados para tratar los golpes en niños

 Cuando un niño se da un golpe en la cabeza, lo más importante es no perder la calma y atenderle cuanto antes para tranquilizarle.

  1. Si se ha hecho una herida y sangra, conviene hacer presión unos segundos antes de limpiar la zona afectada.
  2. Si el golpe ha provocado una contusión, se puede aliviar la inflamación con frío (aplicando hielo envuelto en un paño o compresas frías).
  3. Una vez que se ha desinfectado la herida (o antes si no hay herida), se puede ofrecer al niño un producto que alivie el dolor.
  4. Es importante vigilar al niño y observar su evolución.

Productos para tratar los golpes en casa:

  • Compresas frías para ayudar a bajar la inflamación que producen las contusiones y hematomas.
  • Cremas analgésicas y antiinflamatorias especialmente formuladas para niños.
  • Soluciones a base a base de povidona yodada o peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) para desinfectar heridas, (siempre que el niño no sea alérgico a alguno de los componentes).
  • Apósitos estériles y tiritas para cubrir las heridas.
  • Remedios naturales analgésicos y antinflamatorios como el árnica, el harpagofito y la matricaria.
  • Los analgésicos previamente prescritos y dosificados por el pediatra del niño.

Cuándo acudir al médico

Los hematomas pequeños se curan con el tiempo y una vez que se han tomado medidas para bajar la inflamación, no necesitan más atención, solo mimos que ayudan a aliviar el dolor. Pero algunos traumatismos, sobre todo los golpes en la cabeza, pueden ser peligrosos.

Siempre que un niño se da un golpe fuerte, sobre todo si ha sido en la cabeza, hay que asegurarse de que no tiene una lesión grave y observarle, ya que un traumatismo cráneo-encefálico pueden producir lesión en el hueso del cráneo y en el contenido (encéfalo o cerebro).

Hay que acudir al médico cuanto antes si:

  • El bebé tiene menos de tres-seis meses, pues es más difícil detectar síntomas.
  • La caída ha ocurrido por encima de un metro de altura.
  • El niño pierde la conciencia, se muestra somnoliento, vomita, tiene visión borrosa o camina de manera extraña o no para de llorar aunque le consolemos.
  • Al niño le sale sangre o líquido por la orejas o nariz.
  • La herida tiene algún cuerpo extraño incrustado.
  • La herida es de gran tamaño o no para de sangrar a pesar de hacer presión.
  • El golpe o herida ha sido ocasionado con un objeto contaminado u oxidado.
  • Con el golpe se ha lesionado algún diente.

También hay que consultar si aparecen señales de infección (enrojecimiento, hinchazón o pus).

Consejos para prevenir caídas

Con los niños mayorcitos, que se mueven más libremente, es difícil prevenir las caídas, pero siempre podemos tomar algunas medidas en casa para prevenir los accidentes domésticos, sobre todo cuando son bebés:

  • Cuando el bebé está aprendiendo a andar, conviene cubrir los suelos de casa con alfombras para amortiguar los golpes. Para evitar que las alfombras se arruguen se puede colocar una esterilla antideslizante debajo.
  • Por la misma razón, se aconseja retirar los muebles que puedan hacer que el bebé tropiece y proteger con gomaespuma las esquinas que quedan a su altura.
  • Es conveniente utilizar barreras de seguridad para impedir que los niños pequeños entren en zonas peligrosas de la casa y poner una barandilla de seguridad en la cama.
  • Conviene que los niños usen calzado con suela que no resbale y si van descalzos por casa, calcetines con planta antideslizante.

No obstante, por muchas medidas que tomemos para tratar de prevenir los golpes y caídas en los niños, no dejan de ser pequeños y propensos a lastimarse en cualquier momento o lugar. Por ello también es recomendable llevar a mano algunos productos de primeros auxilios. Tienes más información en el artículo cómo hacer un botiquín básico para casa y excursiones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

 

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad
Comparte si te gusta
Publicidad