Los estudios científicos ya habían demostrado que la cafeína, en dosis altas incrementa el riesgo de problemas en el bebé y de aborto, ya que atraviesa la placenta y llega hasta feto, que no es capaz de eliminarla. Por ello se aconsejaba a las embarazadas no tomar más de 200 mg de cafeína al día, lo que equivale a unas tres tazas pequeñas de café, aunque lo ideal, si se puede es no tomar nada.

Ahora, un estudio realizado por miembros del Instituto Nacional de la Salud de EE.UU , publicado en la revista científica Jama  ha concluido que solo el consumo de media taza de café al día en el embarazo (unos 50 mg de cafeína al día) aumenta el riesgo de peso bajo en el bebé.

En el estudio, realizado con 8.000 mujeres embarazadas ha observado que los recién nacidos de las embarazadas que tomaban unos 200 mg de cafeína al día tenían menos tamaño y masa magra corporal que los de las embarazadas que no tomaron café.

Para realizar el estudio se tomó una muestra de sangre entre las semanas 10 y 13 de embarazo, para comprobar los niveles de cafeína y de paraxantina, un compuesto que se produce al descomponerse la cafeína en el cuerpo y además, se preguntó a las participantes cuánta cafeína tomaban a diario, incluyendo café, té, refrescos y bebidas energéticas.

En los resultados del estudio se observó que  las embarazadas que habían tomado más de 50 miligramos de cafeína al día tuvieron  bebés más pequeños y con menor peso al nacer, que las que no tomaron cafeína.

¿Cuánta cafeína se puede tomar en el embarazo?

Esto no significa que haya que dejar de tomar café en el embarazo aunque sería lo ideal, sino reducir su consumo al mínimo posible porque además de estos posibles riesgos, el café puede ocasionar molestias digestivas a la embarazada, ya que aumenta la secreción de ácido clorhídrico y pepsina en el estómago provocando acidez, un trastorno que ya es frecuente en el embarazo.

Al calcular la cantidad de cafeína que se toma a diario hay que pensar que además de en el café, está presente en otros alimentos y bebidas, como el chocolate (sobre todo en el negro) el té y los refrescos de cola.

Además, el nivel de cafeína puede variar según el tipo de café (el café arábigo suele tener menos cafeíina que el café de Colombia o México), el tipo de cocción del café y su grado de concentración.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

 

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad
Comparte si te gusta
Publicidad