Según un reciente informe casi uno de cada 5 niños de 5 a 7 años tienen miopía.

En concreto, el estudio ‘Radiografía de la Miopía Infantil en España’ que ha sido realizado por la Fundación Alain Afflelou y la Universidad Europea de Madrid y ha evaluado la prevalencia de errores refractivos en más de 3.500 niños de 5 a 7 años se ha observado que un 17% de los niños de 5 a 7 años tiene miopía y también que la miopía se suele agudizar conforme el niño crece y que existe una relación con el mal uso de las pantallas

El confinamiento  ocasionado por el Covid-19, ha aumentado mucho el uso de los dispositivos digitales, tanto en el teletrabajo como en horas de ocio digital, y este abuso de las pantallas termina afectando a la vista, especialmente a la de los más pequeños por el uso abusivo de la visión de cerca

Según explica la la Dra. Lucía Fernández-Vega, responsable de la unidad de Oftalmología Pediátrica del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega (IOFV) “El aumento del tiempo promedio frente al ordenador de los niños en el último año, tanto para realizar las tareas escolares como para el ocio, ha contribuido al empeoramiento de su salud visual. Y tro factor que ha incidido en el aumento de las personas con miopía  por el confinamiento ha sido la falta de luz solar, ya que la luz solar es beneficiosa para nuestros ojos, siempre que no se mire directamente al sol, puesto que genera dopamina, que previene que la miopía aumente”.

De hecho, según datos de otro estudio realizado por AIMC Niñ@s (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación), los niños españoles pasan casi cuatro horas frente a una pantalla durante los días de colegio y seis horas los fines de semana.

Los problemas de visión pueden dificultar el aprendizaje

Según explica a el Dr. Emilio Dorronzoro, jefe de servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.  “La buena salud ocular es esencial para un correcto aprendizaje, ya que los problemas de visión pueden impedir el desarrollo del aprendizaje, la lectura y la escritura además de perjudicar la psicomotricidad fina y la coordinación ojo-mano”.

El Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas (CGCOO), estima que uno de cada cuatro escolares tiene problemas visuales y utiliza gafas o lentillas para corregir los problemas de visión, pero también hay muchos escolares que no son conscientes de tener un problema de visión.

Especialmente los niños muy pequeños no saben darse cuenta de que no ven bien, porque no saben cómo es una buena visión.

Los oftalmólogos aconsejan realizar una primera revisión de la vista a partir de los tres años para determinar si lo que ve el niño es normal para su edad y así evitar problemas futuros. Conviene acudir antes si el niño tiene síntomas que indican un posible daño en los ojos de los niños o hay en antecedentes de problemas visuales hereditarios en la familia.

El Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España (CNOO) aconseja realizar una revisión visual al inicio del curso escolar para poder detectar a tiempo problemas oculares que puedan afectar negativamente al rendimiento académico. Según explica el decano del CNOO, Juan Carlos Martínez Moral. durante la edad infantil “es más fácil la prevención y la rehabilitación de cualquier alteración relacionada con el desarrollo visual”.

Síntomas de que un niño no ve bien

El CGCOO y el Dr. Dorronzoro describen estos síntomas  que un niño no ve bien:

  •  Entrecerrar los ojos o guiñarlos al mira la pizarra  u otros objetos.
  •  Acercarse mucho al papel o sentarse muy cerca de la pantalla
  •  Sentarse muy cerca de la tele.
  •  Torcer la cabeza al leer o escribir.
  • Gira la cabeza de de forma no natural al mirar hacia un punto concreto
  •  Confundir letras y palabras a menudo, saltarse palabras al leer, etc.
  •  Cansancio y falta de atención y concentración.
  •  Tropezarse con frecuencia.
  •  Frotarse los ojos a menudo.
  • Torcer o desviar un ojo.
  • Guiñar un ojo a menudo
  • Quejarse habitualmente de dolor de cabeza  o visión borrosa, sobre todo al final del día
  • Excesiva sensibilidad a la luz y dificultad para adaptar la visión en los ambientes oscuros.
  • Parpadear con mucha frecuencia.

Además, la doctora Lucía Fernández-Vega añade que los niños con problmeas de visión “pueden ser más despistados  y mostrar un menor interés por actividades queprecisen una buena visión de lejos, como muchas actividades deportivas, ya que los problemas visuales pueden afectar el comportamiento por la incomodidad que genera no ver bien de lejos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

 

 

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad
Comparte si te gusta
Publicidad