En verano, los pies tienen mayor riesgo de sufrir problemas por varias razones: por un lado, dejan de estar protegidos por el calzado cerrado que suele sujetarlos mejor que muchos tipos de sandalias y chanclas y por otro, sufren los efectos del calor.La podóloga Beatriz Torcida, de Quirónsalud Tenerife ofrece algunos consejos para cuidar los pies en verano y evitar que aparezcan molestias que nos estropeen las vacaciones.

Consejos para cuidar los pies en verano

1.Elegir un calzado adecuado para prevenir lesiones.

La podóloga aconseja usar zapatos transpirables, para evitar el exceso de sudoración, y que tengan buena sujeción en el tobillo y talón. La especialista añade que: «la suela debería tener 2 y 5 cm y proteger la planta de los pies con un material blando y cómodo, pero rígido a la flexión para facillitar un movimiento relajado del pie en balancín en cada paso”.

Si se usa calzado cerrado «es fundamental usar calcetines de materiales naturales, como el algodón o el hilo, para facilitar la termorregulación del pie».

Al igual que otros especialistas en Traumatología y Podología , Beatriz Torcida desaconseja el uso generalizado de las chanclas, pues las chanclas empeora ciertas lesiones como la fascitis, los esguinces o las metatarsalgias. ” Sólo son aconsejables en las zonas comunes de baño para evitar infecciones. «. Tienes más información en el artículo Problemas por el uso  excesivo de chanclas o sandalias 

2. Proteger los pies del sol.

La experta explica que «muchas veces nos echamos la el  protector solar sólo hasta el tobillo y nos olvidamos de los pies, sin tener en cuenta que los empeines, que están en línea perpendicular con los rayos del sol, son muy propensos a sufrir quemaduras.».

3. Hidratar los pies a diario con productos específicos

Según explica la experta “la piel del dorso del pie es similar a la del resto del cuerpo, pero la de la planta es más espesa y resistente y por ello es necesario utilizar productos específicos”

. La podóloga aconseja usar productos con urea en las épocas de calor, ya que ayudan a evitar las grietas, sobre todo en las zonas más secas como los talones. La urea ayuda a que la piel que necesita renovarse se desprenda lo que ayuda a que la hidratación sea más eficiente.

4. Duchas frías frente al calor

Cuando los pies se hinchan por el calor, algo habitual en el embarazo, por ejemplo, el descanso y las duchas frías ayudan a recuperar el equilibrio.

5. Secar bien los pies, tras la ducha y antes de la hidratación

Es muy importante secar bien los pies, prestando especial atención a la zona que queda entre los dedos, para evitar que la humedad facilite la aparición de hongos.

6. Vigilar las lesiones.

La especialista aconseja acudir al podólogo si aparece algún problema en los pies como picor constante, amarilleamiento o engrosamiento de las uñas o dolor; para poder atajar el problema cuanto antes y evitar el contagio si fueran hongos

Las personas con diabetes, que, por su enfermedad pierden sensibilidad en los pies, deben estar más atentas a la aparición de rozaduras o para evitar la aparición de úlceras más complicadas de curar.

Tienes más consejos para cuidar los pies en verano en el artículo Cómo cuidar los pies cuando hace calor con recomendaciones sobre cómo tratar las ampollas, grietas y durezas, pies hinchados en el embarazo y consejos para quienes hacen el Camino de Santiago.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

 

Un año más la Fundación Adecco ha convocado becas para estudia

 

Requisitos de las becas de estudi

Pueden solicitar la be

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

 

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte si te gusta
Publicidad