El calor y la humedad  aumentan el riesgo de sufrir cistitis (necesidad urgente de hacer pis y sensación de ardor), es decir infecciones urinarias.  Existe el nito de que la cistitis aparece porque se coge frío, pero en realidad, en la mayoría de los casos la cistitis una infección bacteriana producida por la E.coli. Lo que sí es cierto es que la humedad (por quedarse con el bañador mojado) facilita  proliferación de las bacterias.

Los baños aumentan el riesgo de sufrir cistitis

Según la encuesta de Arkopharma Fitofarma 2020, una de cada cuatro personas sufre cistitis al menos una vez al año y un tercio de quienes sufren cistitis, especialmente las mujeres, pueden tener hasta dos episodios (cistitis de repetición). En verano, el calor y la humedad mantenida por los baños en el mar y en las piscinas aumentan el riesgo de sufrir cistitis

Los baños continuos aumentan el riesgo de infección urinaria porque la humedad puede alterar la flora defensiva. Según explica el doctor Manuel Ramírez, urólogo del Hospital Universitario de Torrejón: “la humedad de forma mantenida en la vagina, por los baños en el mar y la piscina facilita las cistitis debido al enfriamiento y  la falta de transpiración. Además, a esto se suma que el calor favorece la sudoración y disminuye el volumen de  orina, que es un factor de riesgo para las infecciones”.

El Dr. Francisco Javier Calahorra, jefe del servicio de Urología de los Hospitales Universitarios de Torrevieja y Vinalopó, del grupo Ribera, añade que “las infecciones urinarias son tres veces más frecuentes en las mujeres que en los hombres “porque la uretra es más corta que en los varones y los microorganismos de la flora intestinal colonizan la vagina y pueden ascender a la vejiga”.

Síntomas de la cistitis

La cistitis es el término que usan los médicos para definir popularmente la inflamación de la vejiga. La mayoría de veces la cistitis está causada por una infección bacteriana.

En palabras del doctor Manuel Ramírez “la cistitis indica la presencia de microorganismos en la orina” y los síntomas son:

  • micciones frecuentes durante el día (polaquiuria)
  • dificultad y dolor o escozor al orinar (disuria),
  • ganas de hacer pis de manera frecuente y en cantidades pequeñas
  • necesidad irrefrenable y constante de orinar
  • orina turbia y con olor fuerte
  • a veces sangrado en la orina hematuria (hematuria)

Según explica el Dr. Francisco Javier Calahorra «el riesgo de infección es mayor en mayor en las mujeres que usan ciertos tipos de anticonceptivos como los diafragmas con espermicidas, en las embarazadas y también en las mujeres con menopausia.

Consejos para prevenir la cistitis en verano

Los especialistas aconsejan:

  • Beber entre dos y tres litros de agua al día para ayudar a eliminar las bacterias que pueda haber en el tracto urinario a través de la orina
  • Hacer pis con frecuencia. “Un paciente con infecciones de repetición no deber estar más de 3 horas sin orinar”,
  • Cambiar el bañador mojado por ropa seca, para evitar la humedad prolongada y facilitar la transpiración.
  • Intentar utilizar la ropa interior de tejidos naturales.
  • No utilizar desodorantes en espray o productos femeninos en la zona genital.

Además, el Dr. Francisco Javier Calahorra explica que «la ingesta de arándano rojo sirve de prevención para aquellas personas con tendencia a contraer la infección”. Algo en lo que coincide el experto del hospital de Torrejón, que aconseja: “consumir extractos de arándano rojo, D-Manosa y Vitamina C,y tomar probióticos, sobre todo si se han tomado antibióticos de forma recurrente»

Ahora bien, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) recomienda comprar siempre los complementos alimenticios en farmacias y canales de distribución autorizados.

La cistitis no es una infección grave, pero pueden llegar a ser muy molesta. De entrada no afecta a ningún órgano importante, pero si la infección no se trata podría subir por la uretra hasta el riñón y agravarse.

Mayor riesgo de cólicos nefríticos

Según explica la Dra. Lucía Osorio,  del Servicio de Urología del Hospital HM Rosaleda de Santiago, «los cólicos nefríticos también aumentan en verano al estar asociados en cierta medida a la disminución del volumen miccional que puede provocar la deshidratación por el calor o una menor ingesta de líquidos”,

El cólico nefrítico suele producir dolor punzante, muy intenso y violento, intermitente y localizado, generalmente en la fosa renal, aunque -según explica la uróloga de HM Hospitales- puede irradiarse a la región abdominal anterior y a la fosa ilíaca ipsilateral”. Aunque hay diferentes causas que pueden influir en esta patología , la escasez de líquidos suele ser un factor determinante.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

 

 

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad
Comparte si te gusta
Publicidad