En los últimos años la cosmética coreana se ha puesto de moda entre las más jóvenes y con ella algunas de las rutinas de cuidados faciales del país asiático, como la rutina de los 10 pasos o “la magia del skin fasting”.

El problema es que las rutinas de la cosmética coreana no son adecuadas para todo el mundo. Las doctoras Mercedes Morillo y Amalia Pérez Gil, dermatólogas de Quirónsalud Sagrado Corazón, alertan que no se pueden seguir todos los diferentes cuidados cosméticos sin más, ya que hay rutinas que podrían resultar perjudiciales para algunos tipos de piel

Los 10 pasos de la rutina cosmética coreana pueden perjudicar a algunos tipos de piel

La rutina cosmética coreana se basa en 10 pasos bien definidos para el cuidado facial.

  • Los cuatro primeros se basan en la limpieza de la pie con aceite, agua, jabón, exfoliante y tónico
  • Los cinco pasos siguientes se centran en la aplicación a capas de cosméticos hidratantes en diferentes formatos (serum, crema, etc.) con la técnica layering, empezando desde los más ligeros hasta los más densos para favorecer una penetración más profunda.
  • El último paso es la aplicación de un protector solar.

El skin fastin es justo lo opuesto a la rutina de los 10 pasos, pues consiste en evitar por completo los productos cosméticos durante unos días para que la piel descanse.

Las dermatólogas explican que , “aunque hay ideas de la rutina coreana que son ciertos y beneficiosas para la piel,  para lograr una piel luminosa y saludable no se necesitan 10 pasos ni tampoco días sin ningún cuidado cosmético».

Es más, alertan «el uso de ciertas rutinas y cosméticos con el objetivo de lograr una piel luminosa y radiante, si no está correctamente individualizada puede incluso resultar perjudicial para las pieles alérgicas y las pieles sensibles«.

Cuidados para tener una piel sana

Las dermatólogas explican para tener una piel sana y cuidada es suficiente con seguir cuatro pasos básicos y esenciales, que tendrán sus variantes, dependiendo del tipo de piel, el clima y la polución de donde vivamos.

1. Limpieza de la piel

La buena limpieza favorece la eliminación de polución y restos de suciedad que se acumulan en los poros de nuestra piel impidiendo que respire. Por ello, “es importante limpiar dos veces al día la piel de cara y cuello con un producto suave como el agua micelar, un gel o un  limpiador en aceite”.

La limpieza es importante por la mañana, para que la piel pueda asimilar los productos hidratantes y protectores que se aplican a continuación ,y por la noche, para que la piel quede limpia antes de irse a dormir.

Además, las expertas aconsejan realizar una limpieza semanal más profunda con un peeling domiciliario o una crema exfoliante para eliminar la suciedad acumulada.

Es importante usar un limpiador adaptado al tipo de piel (seca, grasa o mixta). Por ejemplo, los productos con activos seborreguladores son adecuados para las pieles grasas y los productos con agentes hidratantes que no contengan alcohol, para las pieles secas y sensibles.

2. Hidratación de la piel

Por la mañana, después de limpiar la piel y justo antes de maquillarse, se aconseja aplicar una buena crema hidratante que nutra la piel en profundidad.

Como ocurre con los limpiadores, hay cremas para los diferentes tipos de piel:  oil free, en formato gel-crema o serum para pieles grasas, productos más oleosos –aceites o cremas—para pieles secas  y productos libres de perfumes y fragancias para las pieles alérgicas

De forma global, las dermatólogas aconsejan elegir una crema que contenga antioxidantes como la vitamina C, o los polifenoles, ya que estos ingredientes ayudan a combatir los radicales libres, responsables del envejecimiento de la piel.

3. Protección solar de la piel

La protección solar es necesaria para prevenir el cáncer de piel pero también para prevenir la formación de arrugas y el envejecimiento cutáneo. La radiación solar causa el  80% de las arrugas de la piel

Por ello, tras la hidratación, las especialistas aconsejan aplicar una crema o gel fotoprotector que proteja el rostro frente a los rayos UVA/UVB. Hoy día los pasos dos y tres se pueden simplificar en uno solo, ya que hay cremas hidratantes muy buenas que ya contienen factor de protección solar.

4. Regenerar la piel

Para regenerar la piel, los dermatólogos recomendamos aplicar por la noche una crema o serum con componentes como el retinol o los ácidos alfa o beta hidroxiácido que tienen capacidad de regeneración y ayudan a producir colágeno

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad
Comparte si te gusta
Publicidad