El 14 de marzo se celebra el Día Internacional de la Incontinencia Urinaria, una patología que afecta a la calidad de vida de más de seis millones de personas en España.

Según datos de la Asociación Española de Urología, se estima que una de cada tres mujeres a partir de los 50 años  y uno de cada cuatro hombres a partir de los 40 años han experimentado pérdidas de orina.

La incontinencia urinaria es una enfermedad infradiagnosticada

La incontinencia urinaria es una patología que limita la autonomía y reduce la autoestima. Sin embargo, según  una encuesta desarrollada por Essity y la plataforma Conectando Pacientes el  40% de los pacientes tardan  más de tres años en ser diagnosticados desde que experimentn las primeras pérdidas de orina y casi un 20% tardan entre uno y tres años

Según explica el Dr. José Medina Polo, urólogo responsable de la Unidad de Urología Funcional y Femenina ROC Clinic  “ solo un 28,4% de los afectados consulta a un especialista y solo el 16,7% recibe tratamiento, ya sea por vergüenza, por creer que es un proceso normal de la edad o pensar que no tiene importancia…».

Carolina Hormigos, de la plataforma Conectando Pacientes explica que «muchos  afectados entran los foros de internet para compatir sus inquietudes con otras personas que están pasando por la misma situación para sentirse comprendidos y ver que no son los únicos que sufren esa patología»

Pero hay que saber que la incontinencia urinaria es un problema médico con solución. Y por ello, el doctor Javier Romero-Otero, director del Departamento de Urología de HM Hospitales en Madrid y director médico de ROC Clinic añade que, “es necesario acabar con el estigma social que rodea a esta enfermedad y acudir al especialista cuando aparecen los síntomas para así poder evaluar la situación en profundidad y poder dar con el tratamiento más adecuado”.

Tipos de incontinencia urinaria 

Los especialistas distinguen cuatro tipos de incontinencia urinaria en función de las causas que la provocan y de cómo se manifiesta

1. Incontinencia urinaria de esfuerzo

La incontinencia urinaria de esfuerzo es la pérdida involuntaria de orina cuando se realiza un esfuerzo físico que provoca un aumento de la presión intraabdominal. Ocurre al toser, reírse, estornudar, etc.

Entre las causas están la edad, la obesidad los factores que pueden afectar al suelo pélvico, como los embarazos y las operaciones pélvicas, como las histerectomías.

Tienes información interesante sobre este tipo de incontinencia y otras en el libro Mearte de risa, ni de broma escrito por una fisioterapeuta experta en suelo pélvico y problemas de incontinencia y consejos para realizar ejercicios para fortalecer el suelo pélvico en el artículo Cómo hacer los ejercicios de Kegel para cuidar el suelo pélvico.

2. Incontinencia urinaria de urgencia o vejiga hiperactiva

La incontinencia urinaria de urgencia o vejiga hiperactiva es la pérdida involuntaria de orina asociada a un fuerte deseo de orinar que no puede demorarse.

3. incontinencia urinaria mixta

Es la pérdida involuntaria de orina con urgencia y también al realizar esfuerzos, toser, etc.

4. Incontinencia urinaria por rebosamiento

Ocurre cuando el volumen de orina en la vejiga supera su capacidad, y se relaciona con trastornos con el vaciado de la vejiga.

Diagnóstico y tratamiento de la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria puede esconder otras patologías y por ello es importante consultarlo con un urólogo para que descarte, con la historia clínica y una exploración, que no haya prolapsos de órganos o patologías a nivel vesical, como un tumor de vejiga.

El urólogo realizará las pruebas necesarias para saber cómo funciona y cómo se contraen la vejiga y los músculos del suelo pélvico para distinguir el tipo de incontinencia y así determinar el tratamiento adecuado.

La incontinencia de esfuerzo se puede tratar con rehabilitación, realizando ejercicios que fortalezcan el suelo pélvico, y también con terapia láser por vía vaginal que ayuda en estados leves a fortalecer y colagenizar el suelo pélvico. Cuando estos tratamientos  no funcionan, se puede colocar una malla en la vejiga.

La vejiga hiperactiva se puede tratar con fármacos y fisioterapia. Los medicamentos reducen las contracciones de la vejiga y en el caso de que los fármacos no funcionen se puede administrar toxina botulínica para reducir las contracciones, ya que el bótox es un paralizante muscular.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

 

 

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad
Comparte si te gusta
Publicidad